sábado, 5 de marzo de 2011

FALSAS APARIENCIAS (hipocresía)


Hipocresía. (Del gr. ὑποκρισία)

1. f. Fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan.

Si nos paramos a pensarlo, según esta definición (de la R.A.E.), todos somos, o hemos sido, hipócritas, al menos una vez a lo largo de nuestra vida. ¿Por qué? Porque el ser humano es interesado por naturaleza. Sin embargo, hay muchos grados de hipocresía, que van desde el más inocente e inofensivo, al más calculado y perjudicial. Vayamos, entonces, por partes:

Respecto a las personas que practican la hipocresía en sus grados más bajos, se podría decir que actúan por compromiso. Este comportamiento puede estar motivado por múltiples motivos. Por ejemplo, son capaces de fingir aprecio o una actitud positiva por personas por las que en realidad no sienten ninguna simpatía, por el mero hecho de querer sentirse integrados en un grupo, y así, en la sociedad. O, simplemente, por el miedo al rechazo. Algunas personas pueden verse obligadas a ocultar sus opiniones por pensar que no van a ser aceptadas. Este tipo de personas no poseen maldad a la hora de actuar con hipocresía.

Pero para aquellas personas que hacen uso de la hipocresía en sus grados más altos y perjudiciales, la cosa se complica. Son capaces de simular el amor o la amistad y de hacer creer a otras personas que son apreciadas cuando en realidad lo que sienten es desprecio. Sin embargo, este desprecio solo lo muestran cuando las personas que lo provocan, que podrían considerarse víctimas, no están presentes.

La hipocresía es una constante en todos los ámbitos de esta sociedad, encontrando el máximo exponente en las redes sociales. En estos espacios podemos encontrarnos desde felicitaciones por compromiso (como los hipócritas del primer tipo), a felicitaciones cargadas de apelativos cariñosos, ‘’te quiero’s’’, promesas de amistad eterna, etc. (hipócritas del segundo tipo).


“… y así se mueve el globo
me siento un bobo que no sabe diferenciar
entre empresario y ladrón, entre hipoteca y robo,
todo lo arregla el turrón, la Navidad redime,
la hipocresía es el motor, y mienten más que viven…”.

Fort Apache – Sobre el consumismo y sus formas

(Cine, ideología y cultura de masas)

7 comentarios:

  1. Creo que el tema que tratas en tu entrada es verdaderamente importante, sobre todo ahora, en los tiempos que corren ya que parece que, movidos por esas grandes redes sociales que se han hecho dueños del mundo, nos vemos en la necesidad de ampliar, sea como sea nuestro círculo de amistades. ¿Cuántas veces habremos escuchado decir, quizá entre risas, pero que en el fondo siempre hay algo de verdad en ello: "tio,¿Cuántos amigos tienes en el tuenti?"? Si no fuésemos tan sólo un poquito hipócritas ¿Seríamos aceptados en esta sociedad? No estoy a favor de la hipocresía... ¿pero es un aspecto fundamental que nos están inculcando desde pequeños? ¿Dónde queda "con la verdad se va a todas partes?

    ResponderEliminar
  2. Me ha parecido una ntrada superinteresante, Paris.
    Pero vamos, he de reconocer que utilizo la hipocresía a menudo, no por ganarme la amistad de nadie ni por nada por el estilo, simplemente porque muchas veces, siendo un poco hipócrita te ahorras más de un problema.
    Prefiero ir con la verdad por delante, pero a la gente, por lo general, no le gusta escuchar lo que no quiere oir.

    ResponderEliminar
  3. Interesante reflexión, sobre todo la frase es que dice que todos lo hemos sido alguna vez: una verdad como un templo de grande. Yo lo soy cuando le digo a Alberto que me alegro por sus victorias en el solitario espáider, por ejemplo. Pero si que es verdad, aunque muchas veces es necesaria la hipocresía, ya que la franqueza te puede traer más perjuicios que beneficios. SOmos 7mil millones de personas en el mundo y no nos queda otra que convivir. Aunque esos casos de hipocresí a la máxima expresión se merecen el peor de los castigos. En el Infierno. Molt bona nit, Zaballos

    ResponderEliminar
  4. Estoy totalmente de acuerdo contigo en que todos hemos sido hipócritas alguna vez, es ley de vida.
    Muchas veces creo que puedes actuar, sin asociar que realmente lo estas haciendo de manera hipócrita, es algo innato, que te sale de dentro(me estoy refiriendo a la hipocresía en sus grados mas bajos, como bien dices).
    El problema es que, sí que hay gente que se corona fingiendo o exaltando los sentimientos que verdaderamente experimenta, o bien, que lo hace muy a propósito. Aún así, no veo que les puede aportar esto. Yo me sentiría totalmente defraudada conmigo misma.
    Sí bien es cierto que, en ocasiones, no nos queda otra que recurrir a este método por evitar un problema gordo.
    ¡Una entrada muy original!

    ResponderEliminar
  5. Hay veces que recurrimos a la hipocresia para evitar discursiones y otras veces que lo hacemos por gusto y placer.
    En mi opinión no es tan mala como la sociedad nos hace creer, siempre y cuando no se utilice premeditadamente con el fin de obtener algun beneficio. ¿Quie no le ha dicho a alguna amiga que su camiseta era muy bonita cuando en realidad te parecia horrible? ¿ O quien no ha estado hablando alguna vez con alguna persona y en realidad le hubiera gustado matarla?

    ResponderEliminar
  6. Uff que gran entrada. Muy relacionada además con el periodismo.
    Cada día en clase podemos ver como gente nos pone una sonrisa y luego no duda en pisarte el cuello para conseguir un 0,5 más en la nota final o para ser el favorito del profe.
    Hipocresía y periodismo van de la mano. Me reitero, muy buena entrada.

    ResponderEliminar
  7. Y muy relacionada con la entrada sobre las mentiras.

    ResponderEliminar